#GIRLBOSS: la mujer hecha a sí misma.

belleza, Cultura popular, review

Cuando empecé a escribir este post, pensé simplemente en hacer un comentario de un libro que había leído: #GIRLBOSS, de Sophia Amoruso, en el que narra su historia en el mundo empresarial. A decir verdad, tenia opiniones contradictorias sobre el propio libro, aunque cuando lo empecé sabía que no era Anna Karenina y que más bien sería una lectura ligera, también tenía algunas esperanzas en él. Pensé que, quizás, su autora relataría las claves para ser una gran mujer de negocios y las dificultades con las que se había encontrado dentro del mundo empresarial.

Recuerdo un debate en la Universidad sobre si, en una sociedad dónde la mujer es valorada principalmente por su aspecto físico, la belleza facilitaba las cosas para las mujeres y las dotaba de cierto poder, o si, por el contrario, dificultaba que las tomasen en serio. Aunque creía que era algo que formaba parte del pasado, me he dado cuenta de que aún se asocia lo femenino y bello con lo banal y de poca importancia. La falta de credibilidad intelectual hacia las mujeres bellas se debate en la publicación El mito de la belleza, de Naomi Wolf. En él, Wolf argumentaba que existe una conspiración mundial de marcas cosméticas, fabricando e imponiendo ideales de belleza femenina convirtiéndolas en un objeto sexual. Desde luego que el ideal canónico de belleza femenina es un constructo social, pero atacar a una mujer simplemente por el hecho de ser heteronormativa me parece esperpéntico. Entramos en un mundo de tiranía donde se ataca a mujeres por su heteronormatividad y su imagen canónica y cuidada. Se entra en excluir a mujeres con buenos ideales por vestirse y maquillarse de una manera socialmente convecional, ¿No es eso hipócrita? ¿Deberíamos dejar de teñirnos para que se nos tome en serio? ¿No deberíamos ser las mujeres dueñas de nuestra propia apariencia? ¿No deberíamos poder teñirnos y maquillarnos como nos gustara (maquillaje y tinte incluido)? Esta claro que también se ha cuestionado a mujeres no normativas, asi que, tengamos el físico que tengamos, siempre se nos va a cuestionar. En un caso por no ser suficientemente femeninas, en el otro por serlo demasiado.

En #GIRLBOSS, Amoruso explica mediante relatos personales su efervescente carrera y liderazgo de la venta de moda en Internet. Pasa de anticapitalista furtiva y ladronzuela de segunda, a mujer de negocios en menos de 10 años. El título me parece muy bien escogido, aunque de las críticas no se libra. El hashtag (#) representa la estrategia comercial de Nasty Gal: las redes sociales; y la palabra “girlboss”, que traducida significa jefa, le da el hincapié a el hecho de que es una mujer jefe. Sin embargo, utilizando la palabra girl en vez de woman resalta su juventud.

En cuanto a el libro en sí, como ya he mencionado, tengo sentimientos contradictorios. Tenía la esperanza de que fuera un libro algo más teórico y empresarial y, sin embargo, es prácticamente una biografía de Amoruso y de su empresa, Nasty Gal, lo cual es interesante y lo hace diferente al típico libro de autoayuda. Es sincero, divertido, a veces inspirador y fácil de leer, pero no consideraría a Amoruso una buena escritora aunque reconozco que promueve buenas ideas e ideales de igualdad entre sexos.

El libro no aporta conocimientos nuevos al mundo empresarial y está claramente dirigido a jóvenes que no pertenecen a ese entorno, aunque las anima a ello. No hay respuestas a preguntas económicas, y en ningún momento se mencionan los retos a los que las “jefas” se ven sometidas: conciliar vida laboral y familiar, blindaje sexista en las directivas…

A veces la narrativa puede ser moralista y tiene un tono triunfalista molesto en algunas ocasiones, ya que parece que Amoruso deja entrever que quien no triunfa es porque no quiere o no lo sabe hacer. Parece carecer de algo de empatía hacia su lector que posiblemente el 99.9% de las veces no va a triunfar del modo que ella lo ha hecho. Ésto recuerda al mito fundacional americano del hombre hecho a sí mismo, un concepto aplicado a los hombres del siglo XX que creaban fortunas partiendo de cero, y un tema clásico en la literatura norteamericana (un buen ejemplo de ésto es El Gran Gatsby). Lo interesante es la aplicación del concepto a la mujer del siglo XXI: la mujer hecha a si misma.

Blanca B

Anuncios

Un comentario en “#GIRLBOSS: la mujer hecha a sí misma.

  1. Muy bien, el empresario que acierta abrir la puerta de éxito, haciendo lo que le gusta, le resulta difícil explicar como lo ha conseguido, dado que no lo ha hecho de una manera estructurada y consciente.
    Para cuando la critica del metro-sexual del siglo XXI

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s